21 de junio de 2018
Fitness Press Deportes & Cía Fitness Wear Publicidad Resultados Suscripción Contáctenos
Edición Número 13

JOSHEP PILATES, autor...
Análisis de "Regreso a la vida a través de la contrología"

Por la Prof. Soledad Colella y la Prof. Marcela Ochoteco*

Todos los que nos dedicamos a enseñar Pilates debemos capacitarnos, investigar y estudiar. Por eso consideramos de suma importancia dar a conocer que Joseph Pilates escribió dos libros, dedicó años de su vida a transcribir su propuesta, su conocimiento y todo su haber creativo, generado desde su formación y efectivizado desde sus experiencias.
Muchas veces, nos encontramos con colegas que desconocen que existe bibliografía del propio Joseph Pilates, y por eso asumimos el compromiso de informar sobre su obra. Por ejemplo, en el prólogo del libro “Tu salud: un sistema correctivo que revolucionará el campo de la Educación Física” de Joseph Pilates y Judd Robbins –1934-, predice que sus ideas se convertirán en revolucionarias y afirma que: “el objetivo de la humanidad es el bienestar”. Además, proporciona amplio asesoramiento sobre los malos hábitos posturales y cómo corregirlos, y dedica un capítulo a la salud de la columna vertebral. Él propio Joseph se ocupó personalmente de difundir su marca de Chairs y Reformers.
En esta ocasión, analizaremos el libro “Regreso a la vida a través de la contrología”, escrito por Joseph Pilates y William Miller –1945-.
Creemos que en este libro se encuentra el mejor curso de Mat de todos los que hemos realizado, ya que esta publicación cuenta con la descripción y con fotos de los 34 ejercicios de piso, escritas por el mismo Joseph Pilates.
A continuación, haremos una interpretación de este material, que pocos reconocen como fuente de saber. Queremos respetar sus formas de escribir, que nada tienen que ver con la literatura de hoy, ni con la forma de expresar la actividad física a la que estamos acostumbrados.
Con apenas 96 hojas y frases de su “puño y letra”, Joseph intenta transmitir su privilegiada sabiduría, a través de una escritura simple, con un lenguaje cotidiano y de lectura muy llevadera.
Joseph Pilates expresa claramente su experiencia en el método, los resultados alcanzados en distintos alumnos que realizaban su entrenamiento y, fundamentalmente, el análisis de las realidades sociales en las que vivía el hombre en las décadas de 1930 a 1960.
El fin con el que se propone estudiar el entorno y los malos hábitos que la realidad asfáltica nos moviliza a diario es únicamente para comprender las repercusiones de ese ritmo de vida generadas en el cuerpo.


Muchas de las características mencionadas en este libro parecen hoy el fiel reflejo de nuestra sociedad, con el agregado de la contaminación ambiental y tecnológica.

Pilates analiza al hombre de la Edad de Piedra y su hábitat para comprender las realidades posturales, y trata de encausar al hombre de hoy con el hombre primitivo. Concluye que con esa escala de evolución el cuerpo no obtiene lo que necesita, “generaciones y años han pasado y el cuerpo aún no tiene un merecido bienestar” afirma. Toma al bienestar como el objetivo de la humanidad, y se propone colaborar con ello, por lo que creía que realizar sus ejercicios (la actividad física, el estado físico) es el primer requisito hacia la felicidad.
Pilates consideró a la aptitud física como al logro y mantenimiento de un cuerpo uniformemente desarrollado, situándose en la gimnasia de los años de 1930 y 1940, así como los aportes de la misma. Asegura que los ejercicios de esta gimnasia ofrecen trabajos corporales "sólo para cumplir con el sacrificio de realizarlos"
Y resalta que las técnicas de musculación o físico-culturismo fallaban en la población en general por no obtener resultado, debido a una planificación desordenada e inadecuada. También despliega una lista de condiciones ambientales negativas para nuestro cuerpo: respirar un aire contaminado, ciudades ruidosas, muchedumbre, presión mental, mucho trabajo, vida rápida, teléfonos y presiones económicas; las cuales generan estrés mental y decepción física, que se reflejaban en los rostros, en la tensión nerviosa y hasta en el sufrimiento.

Si no hubiéramos detallado el año en el que Joseph Pilates escribe y analiza a la sociedad, al cuerpo y a la gimnasia parecería que describiera la actualidad.

Lo más importante de su investigación, en nuestra humilde opinión, es que no sólo vio lo negativo del entorno sino que tuvo un poder de insistir en EL CAMBIO, y propuso a su manera cómo contrarrestar los males y enumeró su receta:
"Actividades de recreación, moverse al aire libre, buscar un pasatiempo, jugar, disfrutar un tranquilo atardecer, hablar con amigos íntimos, deleitarse con placeres de entretenimiento social, considerando que esto nos hace alegres, contentos y relajados"
Esta fórmula básica y al parecer estándar o trillada fue el origen del método que lleva su apellido.

Joshep Pilates y la contrología

Joseph Pilates sostiene que la contrología es la correcta coordinación del cuerpo, mente y espíritu. A través de ella, el primer propósito es adquirir el control completo del propio cuerpo y, progresivamente, lograr ese ritmo natural y la coordinación asociado a las actividades siguientes.
Bajo estas normas creó los principios y los ejercicios, tomó de parámetro la vida y luego la actividad física. Estudió a qué se debe la carencia de energía, creyó necesario pensar el movimiento y analizó la función del oxígeno en la práctica de gimnasia. En líneas generales esta fue la “base de datos” de su creación, de lo que hoy llamamos Pilates, para revertir la situación y mejorar la calidad de vida.
En el capítulo “La contrología restaura la gimnasia”, indica que la contrología no es dedicarle el desarrollo a un músculo en particular sino, por el contrario, que cree que se debe trabajar el cuerpo en su totalidad, manteniendo los órganos en posición natural para lograr una mejor postura.
Además de enseñar los principios, Pilates afirma que si sus ejercicios son practicados en cuatro estímulos semanales, durante un micro-ciclo de tres meses, dan como resultado RE-VIVIR.
Recalca que su método da flexibilidad y postura natural, los que serán inconfundibles al transitar el camino del juego, del trabajo y de la vida. No deja de lado los aportes de la fisiología con respecto a la limpieza y oxigenación de la sangre. Esta limpieza corporal que él menciona estará dada por las contracciones musculares realizadas en cada ejercicio, que como respuesta generan la circulación de la sangre más efectiva, y a la que define como la equivalencia de una “ducha interna”.
La actividad muscular que propone no depende del agotamiento muscular ni de un sistema de ejercicios cansadores, lentos y odiosos. Aclara que la correcta respiración reduce la tensión del corazón, purifica la sangre y desarrolla los pulmones. Nos invita a respirar, haciéndolo con inhalaciones y exhalaciones profundas, tratando de realizar una carga de oxígeno puro, sangre revitalizada y eliminando cada gota de aire impuro.
Respecto a los 34 ejercicios de suelo, Pilates nos cuenta que los practicó por más de 45 años y fundamenta que ejercitar todos los músculos del cuerpo aumentará la circulación de la sangre. El torrente sanguíneo podrá transportar más y mejor sangre a las fibras que están actuando en el movimiento y, a la vez, alimentar a todo el resto del cuerpo.
La contrología no se equivoca (como otras disciplinas) al intentar desarrollar sólo un músculo, a expensas de otro derivando en el acortamiento muscular y la pérdida de flexibilidad.

Pilates fue concebido para ejercitar y estirar los músculos de manera consecutiva, trabajando la fuerza en cadenas musculares anteriores y la flexibilidad en la posterior consecutiva.

A su vez, el método busca lograr la conexión de la mecánica de ejecución motriz con una acción motriz subconsciente. El movimiento se desarrolla como cualquier otra función de la personalidad. Un programa motor no es una secuencia de contracciones musculares sino una estructura jerárquica derivada de la maduración cortical, la que mediante procesos de información, regulación e integración, permite efectuar el acto elegido.
Con una metodología analítica, intenta contribuir a modificar las desviaciones funcionales de la columna vertebral con un trabajo subconsciente que deberá estar dirigido por la respiración y sostenido desde el control y fluidez de ejecución. El control es el camino perfecto para mejorar la postura. La contrología permite un correcto uso del cuerpo, produce una estructura armoniosa, es una coordinada y balanceada unidad entre cuerpo- mente–espíritu.
Los ejercicios serán parte de cada persona que los practique, almacenados para siempre en el subconciente, como lo es el andar en bicicleta, algo de lo que uno nunca se olvida.

Joseph Pilates enseñaba su método en distintos equipos que él mismo creaba. En la actualidad, el más utilizado y difundido es el Reformer, al cual lo llamó Universal Reformer. Por eso no deben ser llamados camas, ni camillas, aunque su diseño haya nacido de las mismas. Nuestra intención es darle prestigio, valor y respeto al método original.

*
Marcela Ochoteco. Prof. en Educación Física (U.N.L.P). Instructora de Pilates. Entrenadora personal. Tiene a su cargo la investigación y la coordinación pedagógica de Salud y Movimiento.
Soledad Colella. Prof. en Educación Física (U.N.L.P). Instructora de Pilates. Bailarina-Danza Contemporánea. Tiene a su cargo la Dirección de formación de Salud y Movimiento. La Plata.

www.saludymovimiento.com.ar

Innovar sin perder la esencia
Propuestas ágiles para innovar en una sesión de Pilates

Por Lic. María Julia Guastoni*

En Argentina la técnica de Pilates lleva más de 10 años, y ha sido introducida en el país por una marca o por instructores capacitados en el exterior.
Desde esa época, así como hay centros de Pilates también existen alumnos que tienen más de 10 años practicando esta técnica, y muchos más que ya hace 5 años que practican Pilates, y otros tantos que se fueron sumando después.
A medida que pasa el tiempo, como en todas las actividades físicas, se necesita innovar para beneficio de los alumnos y de los profesores.
Contrology,como denominó al método Pilates su creador, posee más de 500 ejercicios, si mencionamos sólo a los que corresponden al Reformer, aunque se suelen utilizar siempre los mismos, a veces por una cuestión de falta de conocimiento, y otras veces por la posibilidad que brindan los alumnos.
Lo que propondremos en esta nota será realizar pequeños cambios para que la clase de Pilates sea dinámica, divertida y para que además brinde todos los beneficios de este maravilloso método.

-La entrada en calor: es muy importante ya que predispone a la persona, tanto física como mentalmente para la actividad.
Este segmento de la clase suele durar entre 10 y 15 minutos. Les propongo comenzarla con ejercicios fáciles de explicar y sencillos de ejecutar, que involucren, por supuesto, a un gran músculo o a varios grupos musculares.
¿Qué es lo ideal? Comenzar la clase siempre de manera diferente: no es necesario comenzar siempre con el footwork como se hace generalmente.

-El desarrollo: es la parte central de la sesión de Pilates. En él estarán plasmados los objetivos a trabajar.
Podemos innovar con materiales como small balls, pelotas suizas, bandas, etcétera, realizando los ejercicios que los alumnos conocen pero ofreciendo una posibilidad distinta.
Otra opción interesante sería trabajar en circuito aunque sólo tengamos camas de Pilates. Cada Reformer será acondicionado de una forma distinta al otro de manera que cada “estación” me ofrezca distintas posibilidades de ejercicios. Por ejemplo: tabla de salto o box.

-El segmento final: será dividido en 2 partes. En la primera de ellas realizaremos ejercicios de flexibilidad, entendiendo por flexibilidad a la amplitud articular más la elongación muscular. Y, en la segunda, haremos ejercicios o posturas de relajación.

Para la flexibilidad les recomiendo trabajar con ejercicios en los que el Reformer esté involucrado asistiendo y acompañando. Y que los movimientos sean suaves pero a conciencia, ya que la flexibilidad es lo primero que perdemos al dejar de hacer actividad física y, generalmente, en otras disciplinas no se le da la importancia suficiente.

Los últimos minutos de la clase serán de relajación para volver al nivel basal de actividad cardiaca y para permitirme disfrutar de un momento de tranquilidad.
Estos ejercicios serán realizados, generalmente, adoptando una posición cómoda sobre la cama, una colchoneta o sobre la pelota suiza, tratando de lograr la relajación total, ya sea con masajes, maniobras o por inducción verbal o musical.
Es bueno saber que un buen profesor de Pilates está siempre en la búsqueda de lo nuevo, para generar sesiones más dinámicas, más innovadoras, pero respetando siempre los principios del método creado por Joseph Pilates.

*
Licenciada en Actividad Física y Deportes (USAL) Buenos Aires. Prof. Universitaria en Actividad Física y Deportes (USAL) de Buenos Aires. Entrenadora Nacional de Pesas.
Pilates Method Instructor. Core Dynamics Pilates New York. Directora de Equilibrium Pilates.

www.equilibrium-pilates.com.ar

Embarazo y Pilates
Pilates post-parto

Entrevista a Marcela Galiano*, titular de Mamis Gym, profesora de Educación Física, y de gimnasia pre y post parto.

-¿Cómo se trabaja desde Pilates con las mujeres que son madres recientes?
-La técnica de Pilates es una especialidad en la que, para mi criterio, es necesario contar con un cierto cuidado, en especial en esta etapa, y por la forma en la que se lo hace, ya que no olvidemos que se trabaja con la contracción abdominal.

-¿Qué precauciones debe tomar el profesor que imparte Pilates post-parto?
-Debo decir que cuando realizo mis capacitaciones muchos profesores me preguntan sobre Pilates y cómo deben manejarse tanto en el embarazo como en el post-parto.
Para entrar en el tema cuando uno tiene un parto, sea natural o por cesárea, siempre hay que esperar el alta del obstetra que atendió a las mamás durante todo su embarazo y durante el parto.
El instructor tiene la obligación de pedir el certificado médico a la alumna que se dirige a tomar clases y contar con una ficha médica con sus datos, en los que se incluyan qué tipo de parto tuvo, cómo fue, etcétera.

-¿Cómo abordás Pilates desde el Reformer o el Matt durante esta etapa de la mujer?
-Lo primero que quiero afirmar es que hay que tener cuidado en esta etapa sobre cómo trabajamos el cuerpo. No hay que empezar de golpe con todo, ni saltar, ni realizar impactos fuertes, ni tampoco trabajar con fuerza excesiva. El trabajo en la etapa de post-parto debe ser gradual e ir en aumento, no sólo en esta disciplina sino en todas.
Si trabajamos en el Reformer trabajamos de una manera, pero si lo hacemos con el Matt, la fuerza se debe controlar con todo el cuerpo, es más difícil trabajar en piso.
Con respecto al Pilates Matt, en el post-parto no nos olvidemos que el organismo de la mujer está muy sensible, el útero empieza su involución, por ende el abdomen empieza a volver a su lugar, al igual que todos los órganos que se fueron acomodando para dar paso al crecimiento del útero.

-¿Qué otras consideraciones te parecen relevantes que tengan presentes los profesores?
-También hay que tener cuidado en los ejercicios que se realizan con la elongación, sobre todo para las personas que no están acostumbradas a ello. Y principalmente hago hincapié en el abdomen, porque si la fuerza está mal dirigida, estamos forzando la columna, y esa no es la idea en esta técnica. No nos olvidemos que al venir de un embarazo ya la hemos forzado demasiado y hubo seguramente varios dolores y, por ello, es fundamental, cuidar mucho la columna.
Quiero afirmar que hay que trabajar con pocas repeticiones, no hacer fuerza por demás, prestar atención, concentrarse profusamente y prestar mucha atención a la respiración.
En mi opinión personal, me gusta trabajar con el cuerpo, agregando visualizaciones del grupo o de los grupos, ya que el resultado será mucho más efectivo y se verán en un tiempo menor.

*
Profesora de Educación Física IPEF. Profesora de Gimnasia pre y post-parto. Titular de Mamis Gym y Mamis Beauty. Instructora de Pilates Refomer y Pilates Matt. Instructora de stretching y defensa personal.
www.mamis-gym.com.ar

Prácticas
Tercera edad y Pilates: salud y bienestar

Por Martín Guido*

Martín Guido cuenta su enriquecedora experiencia personal de la práctica del método, en la que se combina el ejercicio físico con la movilidad, tan necesaria y estimada en personas mayores.

La actividad física es esencial para la salud de las personas mayores y, gracias a su gran contenido terapéutico, el Método Pilates es sin dudas un gran aliado de estos alumnos.
Pilates facilita mucho la movilidad articular y ayuda a incrementar la fuerza muscular.
La asistencia a estas personas tiene que ser de máximo cuidado. El profesor tiene que estar muy bien formado para tratar con personas mayores, las que, lógicamente, tienen sus limitaciones. Hay que saber combinar muy bien los ejercicios y marcar objetivos concretos, fáciles de llegar y efectivos.
Los mayores que buscan practicar Pilates lo hacen no sólo para modelar su cuerpo sino también para mantenerse en movilidad, activos, para ir superándose día a día y lograr un bienestar general, además de obtener un nuevo grupo de pertenencia donde comparten una actividad en común.
La mirada de los otros, embarcados en la misma tarea, es valorada por los alumnos y, a la vez, comienza a necesitarse, por eso es que cuando alguien se ausenta es requerido por sus compañeros. Así el practicante comprueba que se han establecido nuevos vínculos de compañerismo y de amistad.

Uno de los pilares más importantes es lograr obtener la confianza y la cooperación del alumno y hacerle notar sus cambios en la fuerza, la elongación y la movilidad.

En algunos casos también se mejoran claramente los patrones de marcha y de equilibrio.
El estiramiento manual de todos los músculos es fundamental. En mi trabajo diario como profesor de Pilates con personas mayores compruebo que Pilates es una herramienta fundamental y nunca tiene que verse a la práctica de este método como una moda ya que este pensamiento lo desprestigia.
En el Método Pilates podemos hacer fuerza en forma cómoda, sin tener que cargar peso en la columna.
La fuerza es una capacidad neuromuscular que se puede desarrollar a lo largo de toda la vida. En el adulto mayor permite prevenir accidentes y caídas, a través de la mejoría de la estabilidad y la fortaleza de los miembros inferiores y de la columna. Esto mejora la postura y logra mantener al adulto mayor mucho más seguro.

Al evitar las caídas estamos previniendo una de las principales causas de muerte en la edad avanzada, que es el proceso que comienza con una fractura de cadera o de cabeza de fémur, y que deteriora la calidad de vida de la persona hasta provocar su fallecimiento.

También, a través de la fuerza, que hacemos con Pilates podemos cooperar con la mitigación de los efectos de la descalcificación que provoca la osteoporosis, y que vuelve mucho más frágiles a los huesos al descender el porcentaje de mineral.
A modo de conclusión, puedo afirmar que Pilates en personas mayores mejora su condición física y psicológica, lo que conlleva a una vida más sana, más equilibrada, más alegre, más activa y mucho más dinámica.

*
Profesor de gimnasia. Estudió Pilates en Nueva York con Brooke Scheler. No sólo dicta clases de Pilates a domicilio sino también en Buenos Ayres Beauty en el barrio porteño de Recoleta. En este centro, dedicado a la estética y al cuidado del cuerpo, se pueden tomar masajes descontracturantes, contar con el asesoramiento profesional para llevar una dieta equilibrada, realizar sesiones de endermologie para combatir la celulitis, remodelar y mejorar el aspecto corporal con la ayuda de Sorisa (un equipo de electroterapia), tratamientos estéticos (limpieza de cutis, peeling, lifting cosmetológico) y Pilates.
bsasbeauty@martinguidofitness.com (011) 4811-4714//4813-4811. www.martinguidofitness.com 

Stott Pilates
Para combatir el dolor de espalda

A través del método de Stott Pilates es posible aliviar esta patología que aqueja al 85% de los trabajadores, al menos una vez en su vida.

Por Ángel García Devesa*

Del mismo modo que ha sido médicamente comprobado que los malos hábitos alimenticios, causantes del sobrepeso y la obesidad, tienen una incidencia directa y muy negativa en las enfermedades cardiovasculares, convertidas ya en la primera causa de muerte en el mundo, datos que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS) demuestran que más de las tres cuartas partes de la población activa sufrirán, debido a los malos hábitos posturales, episodios más o menos severos de dolor de espalda a lo largo de su vida.
Sólo en lo que se refiere al dolor en la parte baja de la espalda, los estudios en poder de la Organización Mundial de la Salud señalan que el 85 por ciento de los trabajadores experimentará esa patología al menos una vez, mientras que, cada año, es causa de incapacidad y baja médica durante al menos dos semanas en un 15 por ciento de los casos.
A los costes incuantificables en salud y calidad de vida hay que sumar, además, las enormes pérdidas a nivel de productividad empresarial, ya que el dolor de espalda es, sólo detrás del resfrío común, la segunda causa de bajas laborales. Únicamente en los Estados Unidos se han cuantificado pérdidas por esa causa, cifradas en 14 billones de dólares anuales.

Un aliado del Bienestar

Las causas fundamentales de esta pandemia de dolor muscular y articular hay que buscarlas en los malos hábitos posturales y de movimiento, del que la mayoría no somos concientes.
Su solución, más allá de la analgesia médica, que palia el efecto pero no cambia la causa, se encuentra en lo que podríamos denominar ejercicio para la salud, una definición que se ajusta como “anillo al dedo” al denominado método Stott Pilates, abanderado de los beneficios, traducidos en bienestar y calidad de vida, que se obtienen de la reeducación del cuerpo y de su forma de moverse para restaurar el equilibrio perdido a nivel músculo-esquelético.
El Stott es la variante sofisticada del método original de Joseph Pilates, que tiene, como principal ventaja sobre otras, no sólo combinar el uso de aparatología junto con programas de ejercicio, ambos altamente efectivos, sino el haber roto con el modelo único de una misma fórmula para todos para pasar al modelo de una misma fórmula con una variante personalizada para cada caso.

Para lograr esta atención tan personalizada, los profesores versados en Stott Pilates aplican en las clases sus conocimientos de anatomía y de análisis postural, de modo que optimizan los beneficios del ejercicio propuesto (eliminación y prevención del dolor), en función de las características particulares de cada alumno.

El análisis postural, que no es más que una diagnosis, permite al profesional ordenar de algún modo el “puzzle corporal” de cada paciente/alumno, atendiendo a la evidencia de que la mayoría de los dolores lumbares guardan estrecha relación con malos hábitos posturales, todos ellos corregibles al reeducar el cuerpo de manera que se sitúe en su plano ideal de simetría respecto a la línea de plomada imaginaria que pasa por la columna vertebral, respetando (y esto constituye un hecho diferencial respecto al modelo original de Joseph Pilates) su natural curvatura fisiológica.
El profesor de Stott Pilates ve muy claro antes de actuar, evalúa la disposición de cada área anatómica de sus alumnos y, en función del análisis postural previo, decide el ejercicio más adecuado, la equipación más conveniente y las modificaciones de movimiento adecuadas que se deben realizar. Además cuenta con conocimientos y visión de conjunto y no propone simplemente un ejercicio, que podría beneficiar la movilidad de cierta área muscular en detrimentos de otras, sino que actúa en todo momento con sentido holístico. Sabe dónde quiere llegar y qué quiere conseguir, por lo que el programa que elige es, por fuerza, muy efectivo y tiene una finalidad claramente terapéutica.
El análisis postural da, en definitiva, un sentido real a la forma de trabajo en Stott Pilates, ayudando a establecer objetivos en base a desórdenes en la estructura músculo esquelética.

El secreto de una espalda sana con Stott Pilates
El mantenimiento de buenos hábitos posturales, ergonómicos, asociados a una actividad consciente que implique un movimiento adecuado (patrones de movimiento correctos) es el verdadero secreto de una espalda fuerte. El método Stott Pilates reúne ese requisito esencial de salud y bienestar.
Los profesionales argentinos interesados en formarse en esta disciplina tendrán ocasión de hacerlo en los talleres que, durante el próximo mes de junio, se celebrarán en Salta y Rosario.
En un mundo sometido al vértigo de la prisas, a la lucha acelerada por la supervivencia, muy pocos saben cómo moverse de forma correcta, la mayoría ignora que, en los movimientos erróneos que hemos asumido de manera inconciente, se esconde la raíz de muchos dolores, del envejecimiento prematuro, de lesiones que se podrían evitar, de patologías que merman nuestra calidad de vida.

El Stott Pilates es un excelente instrumento terapéutico para conseguir recuperar el equilibrio corporal a través de la repetición de una misma idea de movimiento en diferentes posiciones y mediante distintos equipamientos, lo que supondrá para la persona que lo practique integrar, esta vez de modo consciente, esos movimientos ideales en las actividades de su vida diaria.

La gran ventaja de este método es que parte de la idea comprobada de que el ser humano no sería consciente de su error durante el movimiento y en su actitud postural habitual, sin la ayuda de un profesional con conocimientos anatómicos que arroje luz y le haga consciente de esos hábitos aprendidos, perjudiciales para su salud, y de que es posible corregirlos con programas de ejercicio adecuados.
El valor de Stott Pilates es, además, universal, porque se ocupa de mejorar dolencias que afectan a capas muy amplias de la población. ¿Quién no ha sufrido alguna vez un dolor relacionado con la columna, ya sea cervicalgia, dorsalgia o lumbalgia? Las investigaciones más recientes sobre dolor lumbar hacen referencia a la inactividad (o todo lo contrario) por parte de músculos encargados de mantener la región lumbo-pélvica estable. Una rigidez en zona (hipomovilidad) o un exceso de movimiento (hipermovilidad) son la causa principal de aparición de dolores asociados.
El objetivo de Stott Pilates, que une al dinamismo y la fuerza muscular, la relajación, el control mental y la respiración, es el de mover las zonas rígidas y ayudar a estabilizar las zonas con exceso de movimiento. Recientes investigaciones destacan, de modo inequívoco, que rutinas de entrenamiento específico de músculos como el transverso abdominal, suelo pélvico, multífidos lumbares, etcétera, están directamente relacionados con mejorías en pacientes con dolor lumbar.

*

Director General de Grupo Akro. Director Técnico de AkroStudio STOTT PILATES® Licensed Center. Fisioterapeuta. STOTT PILATES® Instructor Trainer con experiencia a nivel nacional e internacional. Director del programa de formación Functional Dynamics: Dinámica Funcional. Co-Director del Postgrado Pilates desde la Fisioterapia de la Universidad Europea de Madrid. Presenter internacional para Idea World Fitness Convention 2008.

info@estudioerikafehler.com.ar
(011) 4701-5881. (011) 4701-5881. 15-5661-0310.




PILATES ON THE BALL
8 y 9 de AGOSTO
Mas Info...

 

 

 Inicio | Fitness Press | Deportes & Cía | Fitness Wear | Publicidad | Quién es quién | Pilates
Calendario | Newsletter |  Ediciones anteriores | Suscripción | Contáctenos  
 © 2004-2018 Revista Cuerpo y Mente en Deportes. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Fitness360. Powered by Gustavo Troisi