21 de junio de 2018
Fitness Press Deportes & Cía Fitness Wear Publicidad Resultados Suscripción Contáctenos
Edición Número 15

OSTEOPILATES
Para aumentar la densidad ósea, reducir los riesgos de fracturas y mejorar la apariencia física.

La osteoporosis ocupa el primer plano de la salud de la mujer. Sin embargo, esta enfermedad puede prevenirse y tratarse de manera adecuada. Muchos médicos sostienen que es fácilmente evitable. Sin embargo, no se hace nada para prevenirla ya que se carece de información al respecto. Un gran número de pacientes realiza ejercicios físicos con el objeto de aumentar su densidad ósea y así combatir la osteoporosis, pero, en realidad, los movimientos que efectúan aumentan el riesgo de fracturas.
El programa de OsteoPilates ofrece un conjunto de informaciones muy necesarias, pero más importantes que ellas son las instrucciones que brinda para realizar determinados ejercicios del método Pilates.
Si se mantiene una alimentación adecuada (ingesta de calcio, suplementos nutritivos), realización de densitometrías y ejercicios de OsteoPilates miles de mujeres se ahorrarán los sufrimientos provocados por las fracturas y deformidades que son inevitables si no se le presta a esa enfermedad silenciosa la atención que merece.

Un plan contra la osteoporosis

Diferentes estudios han avalado la eficacia de adoptar un plan que incluya aspectos como dieta, medicación, ejercicios físicos y conciencia postural y de movimiento para evitar fracturas. Estas investigaciones, además, demostraron que la combinación de ejercicios físicos y de ingesta de calcio incrementa la densidad ósea más que cualquiera de estos elementos por sí solo. Lo mismo vale para la combinación ejercicios físicos+medicación. El cuarto elemento (conciencia postural y de movimiento) suele dejarse de lado en los tratamientos. Sin embargo, si se sigue este plan de manera íntegra, que incluye técnicas de movimiento seguro, se estará haciendo todo lo posible para llevar una vida plena, sin fracturas y sin tener que depender de nadie

El programa de ejercicios

No hay que apurarse para llevar a cabo el programa de ejercicios. Si bien el método de OsteoPilates ha sido creado para ofrecer la máxima seguridad a quienes tienen baja densidad ósea es necesario aprender las reglas de los movimientos que brindan dicha seguridad.
Los siete puntos para la persona que quiere aumentar su densidad ósea son:

  • Aumento de la densidad ósea: los ejercicios de OsteoPilates contribuyen a ello. Además el aumento de la masa muscular y la mayor fuerza obtenidos a través de ejercicios específicos (como los de Pilates) contribuyen a evitar las fracturas osteoporósicas al reducir el riesgo de caídas.
  • Creación de un centro fuerte: todos los ejercicios de Pilates comprenden tanto los músculos del abdomen como los de la espalda, los que en su conjunto, se denominan “centro”.
  • Mejoramiento del equilibrio: OsteoPilates aumenta el equilibrio porque pone “el foco” en la fuerza abdominal o del centro, y también porque los ejercicios desarrollan y mejoran gradualmente el equilibrio. La fuerza que adquieren los músculos abdominales le permite al cuerpo “agarrarse” o volver a la posición erecta cuando uno siente que se está deslizando o comenzando a caerse.
  • Fortalecimiento general: los ejercicios de OsteoPilates siempre involucran más de una parte del cuerpo a la vez, lo que hace que con un número relativamente pequeño de ejercicios, se logre un fortalecimiento y tonificación general. Esa fuerza renovada nos dará más energía y mayor libertad de movimiento en todo lo que hagamos, con la consecuente disminución de cualquier dolor.
  • Aumento de la flexibilidad: muchos de los deficientes hábitos posturales se deben a la poca flexibilidad de los músculos. Unas semanas después de comenzados los ejercicios ya se puede advertir una mayor facilidad de movimientos y/o la reducción del dolor.
  • Mejoramiento de la postura: es uno de los ejes del método Pilates. Si estos ejercicios se efectúan con la postura apropiada generan una “conciencia postural”.
  • Alineación perfecta: se refiere a la ubicación de cada parte del cuerpo, en relación con cada una de las demás. Cuando el cuerpo se encuentra alineado en forma óptima está centrado, equilibrado, y utiliza la mayor cantidad posible de energía para mantener cada parte apoyada en otra.

OsteoPilates: información trascendente

Estos son algunos de los consejos para comenzar a trabajar en un programa de OsteoPilates:

  • Uno mismo, un espacio físico y una colchoneta: esto es todo lo que se precisa para hacer los ejercicios.
  • La frecuencia de ejercicios: si se quieren ver cambios; lo mejor es hacerlos tres veces por semana; y mucho mejor si se los puede hacer cinco veces por semana.
  • “Sin dolor no hay beneficio”: muchos estudios han demostrado que el dolor que se siente después de hacer ejercicios no es saludable. En el método Pilates nunca se ha acatado este lema del dolor como síntoma del beneficio. Es muy probable que si una persona queda dolorida como consecuencia de la actividad física no retome nunca una experiencia que le ha resultado poco placentera.
  • Los ejercicios hacen que uno se sienta bien: si se ejecuta un programa equilibrado y la cantidad de ejercicio es la adecuada a la experiencia y el estado físico, hacer ejercicio va a ser una experiencia saludable.
  • La perseverancia, una buena idea: los índices de deserción se vinculan con el hecho de que uno pretende ver los resultados de golpe. Todo “ya”. Hay una frase de Joseph Pilates que dice: “Con diez sesiones, notará la diferencia”. Esas diez sesiones, por lo general, se llevan a cabo, entre cinco y diez semanas.
  • La manera de echarse al suelo: lo más difícil para empezar un programa en la colchoneta puede ser aprender a echarse al suelo, tenderse para la ejercitación y mover los huesos.
  • El desafío físico: para aumentar la densidad ósea los huesos requieren un desafío físico. Si se repiten siempre los mismos ejercicios, aquello que en un principio puedo haber resultado un desafío, se convertirá en algo fácil. Por ello, es conveniente modificar la rutina después de un tiempo para lograr algo más que el mantenimiento físico, y tratar de aumentar la fuerza y la densidad de los huesos.
  • Resistencia: si no consigue terminar toda la serie de ejercicios, o pasar a un nuevo nivel, es necesario considerar que no hay que exigirse demasiadas cosas en forma muy rápida, hacer el programa de ejercicios (pero dividido en partes pequeñas, a lo largo del día); tratar de que estas partes del programa vayan aumentando en extensión, semana tras semana; avanzar lentamente, descansando entre 30 a 60 segundos entre uno y otro ejercicio. Otra buena medida es agregar caminatas al programa.

El efecto piezoeléctrico

El entrenamiento en resistencia es eficaz para acrecentar la densidad ósea y tratar la osteoporosis. A esto se lo denomina efecto piezoeléctrico. Además, detiene la pérdida ósea debido a la reabsorción. OsteoPilates es un método óptimo para el entrenamiento en resistencia. La resistencia que se usa es la fuerza de gravedad: el peso del propio cuerpo.


La osteoporosis en cifras
  • El 50% de las mujeres y el 12% de los hombres sufren alguna fractura relacionada con la osteoporosis después de lo 50 años.
  • Cada año se producen más de un millón de fracturas por esta enfermedad que incluyen 300.000 fracturas de cadera, 700.000 fracturas de columna, 250.000 fracturas de muñeca y 300.000 fracturas en otras partes del cuerpo.

La densitometría ósea

La osteoporosis es considerada una enfermedad silenciosa. En general, no hay signos ni síntomas hasta que la enfermedad ya está avanzada o se sufre una fractura. Al evaluar si vale o no la pena someterse a exámenes de densidad ósea es necesario considerar que estos análisis son sencillos y que las fracturas pueden provocar deformidades irreversibles.


*
información con la que se escribió esta nota se tomó del libro “OsteoPilates” de Karena Thek Lineback, de Editorial Kier.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Equipamientos
SPRINGBOARD
En esta entrevista, Fernanda Sette, Master Training Exclusiva para Latinoamérica, nos cuenta sobre el nuevo equipamiento que arriba a nuestro país, y la ductilidad del mismo aplicado al entrenamiento tradicional de Pilates y al Pilates Functional
.

-¿Cómo nació Pilates Springboard?
-Pilates Springboard es una empresa creada por el español Juan Carlos Hurtado Maroto, que surgió bajo la iniciativa de impulsar un nuevo modelo de equipamiento que ocupara poco espacio, para que los gimnasios, centros de rehabilitación, de estética o de Pilates puedan destinar el mismo espacio físico para otras actividades.
El objetivo fue poco espacio y gran versatilidad, ya que se tomó como patrón el Cadillac, y de allí se desarrolló una máquina en la que se puede realizar el 95% de los ejercicios tradicionales y muchísimos más. Siendo mejor aún, para desarrollarlo en clases grupales.

-¿Quién es Juan Carlos Hurtado Maroto?
-Juan Carlos, además de ser el Director Mundial de Pilates Springboard, es reconocido en España por haber sido el primero en introducir Pilates.
Por otra parte, fue premiado en diferentes congresos por sus investigaciones y su labor como osteópata, quiromasajista y terapista deportivo. Además, decidió dedicarse a la rehabilitación de destacados bailarines, así como también trabajó, durante un tiempo para los clubes Real Madrid y Atlético Madrid.

-¿En qué consiste una clase de Springboard y quiénes pueden practicarlo?
-Primero quiero aclarar cómo es la estructura de la clase. Lo que estamos presentando son clases únicamente de Springboard, donde este equipamiento no se trabaja en circuito con otros elementos de Pilates.
Así, como alguna vez surgieron las clases de Reformer solamente, el Springboard permite realizar clases con un mínimo de 2 personas y un máximo de 10; pudiendo contar con uno o más profesores para un trabajo personalizado. Es importante aclarar que no son rutinas sistematizadas, y que si bien las clases son grupales, cuentan con ejercicios adaptados para cada alumno, de acuerdo a sus objetivos o las patologías que así lo requieran.
El desarrollo de esta técnica está destinado a toda la población, pero sigue convocando cada vez más al público masculino que otros equipamientos del método.
Cualquier persona puede practicar Springboard: oficinistas, amas de casa, bailarines, boxeadores, jugadores de rugby, de golf, de fútbol, etcétera; ya que los ejercicios son adaptados de acuerdo al objetivo de cada alumno. Los deportistas encuentran un gran aliado en Springboard, a la hora de entrenar y mejorar su performance deportiva.

-¿Cuál fue la evolución que tuvo la empresa y el equipamiento?
-Luego de un par de años en Europa, sobre todo en España, Juan Carlos decide expandir su empresa a Latinoamérica, comenzando por Argentina.
Su iniciativa se hizo realidad, al ponernos en contacto y seleccionarme como su representante para el dictado de cursos y distribución de máquinas oficiales.
Bajo los patrones fundamentales de la empresa del “poco espacio y gran utilidad”, desarrollamos en forma conjunta, la evolución del nuevo equipamiento incorporando un “Ped a Pull” desmontable, que puede ser utilizado de varias maneras. Lo que realmente lo hace más novedoso aún son los modernos encastres, que una vez quitada la barra de pies, podrán ser usados para colocar diferentes accesorios, que se irán presentando en cada especialización deportiva que iremos realizando. Estos últimos tendrán como fin lograr una mejoría en el entrenamiento deportivo, o en la rehabilitación de lesiones, tanto en personas sedentarias como en deportistas de alto rendimiento.

-¿Qué otras propiedades tiene el equipo?
-Por sobre todas las cosas es un equipo liviano, elegante, tiene terminaciones y detalles de categoría. Es vistoso y lo que más interesa es la gran variedad de ejercicios que se pueden hacer con él.
Con la incorporación del “Ped a Pull” demostramos más variabilidad a los ejercicios en posición vertical del tren superior, ampliando las posibilidades en cuanto al repertorio de trabajo.
Posee una barra de pies rápidamente desmontable y la altura de la barra es fácilmente regulable, con el fin de que el profesor trabaje con rapidez en una clase grupal. En resumen, diría que, lo más importante para mí, es que en poco espacio y con una simple colchoneta, se pueden realizar ejercicios de Mat, trabajar como si tuviéramos muchos trapecios y “Ped a Pulls” en un mismo salón, permitiendo desarrollar clases más variadas, dinámicas, y convirtiéndose en un equipo “tridimensional”.

-¿Qué beneficios tendrán los centros oficiales?
-Además de la utilidad de las máquinas, serán promocionados tanto en la web mundial de Pilates Springboard como en la de Cuerpo Activo con el nombre del centro o gimnasio y los instructores a cargo. Esto hace que las personas que se decidan a practicar la técnica puedan encontrar en su zona de influencia a profesionales capacitados y centros especializados.

-Ya hablamos de la máquina. Contanos cómo son las capacitaciones que se darán.
-En una primera etapa, daremos dos niveles: Springboard I (Básico-Intermedio) y Springboard II (Intermedio-Avanzado). En una etapa posterior incorporaremos Springboard III (Entrenamiento Functional) y Springboard IV (Especializado en Patologías). A la par de los diferentes niveles, se dictarán workshops de variados temas de patologías y de entrenamiento específico deportivo como puede ser rugby, golf, tenis, fútbol, etcétera.

*
Fernanda Sette es Profesora Nacional de Educación Física. Master Trainer Exclusiva Pilates Springboard. Master Trainer Functional. Instructora de Pilates. Instructora de Gimnasia Postural Global. Instructora de Fitness. Preparador Físico Nacional. Directora de Cuerpo Activo Sport Salud y de la “Escuela Internacional de Capacitaciones”.
www.cuerpoactivoss.com.ar
Fotografía: Roberto Schwarz. robertfotos@yahoo.com.ar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Salud
El gran aliado de la fibromialgia
El ejercicio físico con un plan acorde, profesionales de la salud y de la Educación Física idóneos son la clave segura para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

*
Por Nancy Sabo

Me gustaría empezar esa nota aclarando que la fibromialgia es un trastorno de difícil diagnóstico. Muchas veces llega a confundirse con otros de tipo reumático.
No hay información precisa acerca de su origen y tratamiento, sólo se pueden abordar los síntomas más visibles: fatiga crónica, dolores musculares, falta de sueño y concentración, etcétera.
Muchos alumnos han llegado a mi estudio con esta problemática, lo que me ha llevado a investigar acerca de esta enfermedad y sus síntomas para poder abordar, desde mi lugar de “agente de salud” (como lo somos todos aquellos que nos dedicamos idóneamente al cuidado del cuerpo), la planificación del trabajo.
He obtenido resultados que me han dejado absorta, al punto de oír por parte de un alumno: “El día que no vengo a la clase no puedo dormir…” Obviamente, el tratamiento con fármacos y terapias de tipo psicológico son el punto de partida del tratamiento, así como la actividad física es una parte muy importante (eso es innegable).
De ahí, que puedo sostener personalmente y por conocimiento de causa, que la “actividad física” es un gran aliado para esta dolencia de origen psicosomática. Y aclarar que el profesor no debe entrar en pánico ante la presencia de un alumno fribromiálgico. Todo lo contrario, debe darle tranquilidad y confianza, e informarse acerca de los cuidados a tener en cuenta durante la sesión de trabajo.
Partiendo de esta premisa es que pretendo brindar la información que he recopilado, así como compartir mi experiencia personal en el trabajo con esta población en especial.

¿Qué es la fibromialgia?
Es una afección crónica, un desorden músculo-esquelético que infiere cierta discapacidad en la persona. Puede aparecer en cualquier edad. Presenta síntomas como dolor muscular, cansancio crónico, sueño interrumpido.
Todo esto es difícil de corroborar a través de estudios o radiografías: el estado del paciente es el único indicador visible. Por lo general, estos síntomas pueden  permanecer durante un lapso de tres meses.
Las causas no están claramente establecidas, pero hay factores que predisponen a padecer esta enfermedad: virus, micosis, bacterias. El sistema inmune se ve altamente afectado, carencias enzimáticas y disfunciones hormonales, mala alimentación, alergias, estrés, alteraciones de tipo emocional, sueño de mala calidad, entre otros.
Pero no es uno sólo el factor desencadenante, sino la suma de varios factores.
El diagnóstico es un problema capital ya que no hay lesiones visibles. Por lo tanto, el diagnóstico clínico comienza por descartar otras enfermedades con síntomas similares.
Existe en la actualidad un protocolo destinado a detectar la fibromialgia, el que busca “puntos gatillo”, que son palpaciones que se hacen en diferentes partes del cuerpo. Hay 18 puntos: si el paciente presenta dolor en, por lo menos, 11 de estos puntos, hay un gran porcentaje de posibilidad de estar frente a una fibromialgia.

Bases del acondicionamiento físico
En estudios recientes se ha llegado a la conclusión que una de las causales más frecuentes es la falta de un sueño profundo. Durante el sueño alterado, la síntesis de la hormona de crecimiento también se ve alterada, momento en que ésta es sintetizada en mayor medida. Por lo tanto, el plan de trabajo físico debería apuntar a compensar ese déficit.
No está de más decir todos los beneficios que trae la actividad física: la mejora de la condición general, la liberación de endorfinas, regulación de la serotonina y el hecho de compartir una clase con otros, también brindará cierto grado de socialización, ya que estas personas suelen entrar en estados de aislamiento debido a su desgano y dolor constante.

Al comenzar nuestro plan de ejercicios es condición “sine qua non” la constante supervisión del médico que trata a nuestro alumno, con el fin de no empeorar la sintomatología.

Una vez que contamos con el certificado de aptitud del médico tendremos que tomar en cuenta nuestro propio diagnóstico, mediante la observación de los primeros encuentros con el alumno, y de ahí en más determinar:

  • Cuánto trabajo continuo es capaz de soportar.
  • Cantidad de sesiones semanales.
  • La dosificación del trabajo.
  • La intensidad del trabajo.
  • Los tiempos de descanso.
  • El grado de concentración del alumno.
  • El grado de complejidad de los ejercicios.
  • El tipo de actividad que va a realizar: analizar los pros y los contras.
  • Los objetivos a corto plazo.
  • Los métodos de evaluación.

Recordemos que cada persona responderá de manera individual a los diferentes estímulos. Sin embargo, aquí les presento cierto orden que, en mi caso particular, ha sido bien recibido por los alumnos, en plazos relativamente cortos.

- Trabajar el esquema corporal a través de movimientos globales. Realizar ejercicios respiratorios y de relajación. Durante las primeras semanas las sesiones duran entre 10 y 20 minutos, dependiendo del alumno, ya que el grado de fatiga es alto.

- Realizar movimientos segmentarios. Ejercicios de coordinación (fáciles).
Podemos aumentar el tiempo de la sesión, a partir de la segunda y/o tercera semana, siempre que haya respuesta e interés en el alumno.

- Proponer pequeños bloques de trabajo aeróbico (caminata, bailes, juegos). Esto se dará luego de la tercera semana de trabajo, y llevará 30 minutos con los descansos incluidos.

- Recomendar clases de gimnasia acuática, ya que el trabajo en el agua reduce el esfuerzo en las articulaciones dañadas, el peso corporal se ve reducido en el medio acuático.

La cantidad de sesiones puede llegar hasta 3 a la semana, con una duración de 15 a 30 minutos. Todo dependerá del alumno y del programa diagramado.
Si bien las mejoras son notorias, no debemos impacientarnos, y sí perder la ansiedad.
Muchos alumnos abandonan en la segunda sesión pero no debemos amedrentarnos. Tenemos mucho por hacer, pero sí o sí, debemos trabajar en conjunto con el médico de cabecera, evaluar las mejorías, y compartirlas con el alumno para incentivarlo para que siga adelante.
Como docentes debemos estar informados, actualizarnos, invertir tiempo en capacitaciones y tomar cada caso como un desafío personal. Buscar siempre la excelencia en nuestro trabajo.

* Nancy Sabo
Prof. Nac. de Educación Física. Certified Pilates Instructor.
nancysabo@yahoo.com.
www.gymplanet.com.ar
Facebook: tecnicapilates@gmail.com.ar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Personajes
Una presencia extraordinaria
Lolita San Miguel visita Argentina para enseñar su método de ejercicio.

A los 76 años, Lolita San Miguel, la más joven de la primera generación de los profesores de Pilates que eran entrenados directamente por Joseph y Clara Pilates en su estudio en New York City, vendrá a nuestro país.
Con 52 años de experiencia y de práctica, Lolita es una “prueba viva” de cómo con la práctica del método de Pilates una persona puede mantenerse físicamente, mentalmente y espiritualmente sana, flexible, dinámica y joven.
Ha participado en el plan de estudios y en la examinación de Pilates de Polestar. También es Golden Certificate por la PMA (Pilates Method Alliance).
Esta profesional del bienestar físico y mental continúa su desarrollo. En vez de “dormirse sobre los laureles” asume el desafío de seguir aprendiendo.

-¿Cómo podrías definirme el método Pilates?
-El método Pilates acentúa la conexión "espíritu-cuerpo-mente " para alcanzar mejor el equilibrio, la postura, la respiración, la fuerza, la coordinación, la flexibilidad y el bienestar. A diferencia de las formas de ejercicio que requieren múltiples repeticiones, que no creen en el axioma de “ningún dolor, ningún beneficio", Pilates es el ejercicio que he practicado diariamente, durante 52 años, por una buena razón: ¡me hace sentir bien, me mantiene sana y funciona!

-¿Cuál es tu ejercicio favorito?
-Mi ejercicio de Pilates favorito es " la espina corta", o los movimientos de articulación de espina que aíslan las vértebras, la tensión de liberaciones de la espina y el trabajo del corazón simultáneamente.

-En lo personal, ¿qué has aprendido a través de tantos años de enseñanza?
-Aprendo mucho de mis estudiantes, y la forma en que aplico mis conocimientos a sus necesidades. Pronto tomaré un curso de reflexología para conocer más sobre los pies, que son la base de nuestra colocación y técnica.
Por otra parte, he leído todo lo que he podido encontrar sobre la medicina deportiva, la rehabilitación, la kinesiología y no dejo de estudiar las últimas conclusiones sobre el ejercicio y el bienestar.

-¿Y qué nos podés contar de tu experiencia junto a Joseph y Clara Pilates?
-Mi aprendizaje con Joseph y Clara Pilates duró seis meses, con 20 horas por semana. Antes de esto había sido cliente de Carola Trier durante nueve años, una discípula famosa de Pilates, que me certificó después de un aprendizaje de seis meses, de 20 horas por semana.
En aquel tiempo no había exámenes escritos: el conocimiento de la técnica pasaba por la observación y el saber escuchar, en la supervisión de Joseph o Clara, o de ella y sus ayudantes. En ambos casos, mi aprendizaje fue patrocinado por la Universidad Estatal de Nueva York, según el Programa de Transición de Carrera para Bailarines. Carola Trier firmó personalmente mi certificado, y el de Joseph lo firmó el director del programa de la Universidad Estatal de Nueva York. Kathy Grant recibió la certificación al mismo tiempo que yo, y fuimos las únicas dos personas que Joseph certificó.

-¿Cómo era Joseph Pilates?
-Hay mucha ficción asociada con Joseph Pilates… Era un genio en el movimiento del cuerpo, un inventor infatigable de máquinas de ejercicio y, al mismo tiempo, una persona muy interesante.
Él decía que era un hombre "cincuenta años adelantado a su tiempo", y sabía que no viviría para ver el éxito de su método totalmente realizado. Aunque esta certeza lo ponía triste y deprimido algunas veces, nunca dudó de la excelencia de su método, a pesar de no haber gozado del reconocimiento que merecía durante su vida.

-¿Qué nuevos desafíos te proponés?
-Me gustaría enseñar Pilates en las escuelas y que el Método sea parte de la educación. También me gustaría ver que los hospitales usen Pilates para la rehabilitación. Pero lo que más ansío es que los profesores sean entrenados de manera correcta. Y no lo que llamamos "la gimnasia Pilates", dada por los profesores que han tomado un curso de fin de semana, reciben un certificado y, ¡abracadabra! se convierten en profesores de Pilates. Estos personajes son una plaga que “abarata” el método, y puede causar daño físico a otros, ya que no son profesores y no tienen el conocimiento necesario.
Seguramente cualquier bailarín o atleta puede aprender los movimientos de Pilates rápidamente, pero saber los movimientos no califica a nadie para dar clases. Enseñar Pilates, ser profesor, es una enorme responsabilidad, ya que como en cualquier otro método, de ser enseñado mal puede causar heridas y dañar a los clientes.

* Lolita San Miguel
Para mayor información sobre el evento exclusivo de Lolita San Miguel en Argentina, ingresar en www.academiapilatesmove.com.ar o llamar al (011) 4-742-4705.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Accesorios
Fit Pilates con props glides
Las múltiples alternativas de trabajo muscular con deslizadores en las clases de Fit Pilates.


* Por la Prof. Diana Bustamante

Fit Glide es un sistema único de ejercicios de deslizamiento que nos permite realizar movimientos suaves y fluidos, pero a la vez intensos y concentrados. Inspirado en el tradicional Slide, plataforma de deslizamiento muy de moda en los ’90, permite trabajar muchos músculos en un solo movimiento.


Los deslizadores o glides son pequeños discos que se utilizan para realizar estos ejercicios donde el control muscular pasa a ser protagonista del trabajo. Al controlar el deslizamiento, los músculos son obligados a trabajar en su fase excéntrica, al tiempo que otros músculos trabajan de manera isométrica para estabilizar la posición y realizar el ejercicio correctamente. Sólo con estos deslizadores podemos realizar un trabajo muy completo, de trabajo isométrico, concéntrico y excéntrico, y de sostén de toda la zona media. Son un elemento indispensable para las clases de Fit Pilates. Con estos deslizadores podemos imitar muchos ejercicios que se realizan en el Reformer, como el Elefante, el Pike y muchos otros.
Actualmente, existen otros programas de entrenamiento donde se utilizan los glides. Programas aeróbicos, de box, latino, step, localizada y, por supuesto, programas de core training como las clases de Fit Pilates y Power Flex con glides.
Entre las diferentes aplicaciones que nos ofrecen podemos mencionar:
- Se pueden realizar trabajos de pie, utilizando los glides debajo de los pies y realizando mucho trabajo de los estabilizadores de la cadera, aductores y abductores, por ejemplo.
- Se pueden practicar ejercicios en posición media, de rodillas y trabajar las piernas como así también el sostén desde el tronco (trabajo de core training).
- Trabajar en posición baja, en todos los decúbitos y trabajar así diferentes músculos del tronco y los brazos.

Ejercicios
El trabajo de Pilates con glides es un entrenamiento muy intenso y muy completo. A continuación, te mostramos algunos ejercicios.

1. Estocada hacia atrás

Posición inicial: pies paralelos con los deslizadores debajo de los pies. El talón debe apoyar en el suelo, sólo los metatarsos se apoyan en el glide.

Movimiento: deslizar una pierna hacia atrás y ligeramente hacia afuera, despegando el talón de la misma, hasta donde sea posible, sin perder la postura del tronco y la pelvis, al tiempo que los brazos se elevan al frente a la altura de los hombros. La pierna de apoyo permanece firme y bien apoyada y debe flexionarse hasta lograr un ángulo de 90º. La rodilla de la pierna de adelante nunca debe sobrepasar la punta del pie. Regresar deslizando hasta juntar los pies nuevamente. No debe haber ningún movimiento de compensación en el tronco y la pelvis.

2. Deslizamiento en posición de puente de hombros

Posición inicial: acostados con los deslizadores debajo de los talones, con las puntas levantadas. Formar un ángulo de rodillas en 90º, con las piernas separadas, el ancho de pelvis.

Movimiento: deslizar una pierna al frente, siempre presionando hacia el piso, sin dejar que la pelvis baje hacia el piso. Regresar deslizando hasta juntar los pies nuevamente. El tronco permanece firme y las costillas abajo.

3. Deslizamiento con los brazos

Posición inicial: posición de banco con los deslizadores debajo de las manos. Las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de la cadera, apoyadas sobre la colchoneta para mayor comodidad.

Movimiento: deslizar los brazos al frente, manteniendo la pelvis sobre las rodillas. Regresar deslizando y presionando hacia el piso hasta la posición inicial, sin dejar que la pelvis se acerque a los talones. No doblar los codos. El trabajo debe realizarse desde el dorsal.

4. Abdominales con deslizamiento

Posición inicial: acostados boca arriba, con los deslizadores debajo de las manos, y las piernas en el aire con flexión de 90º en las rodillas.


Movimiento: deslizar los brazos al frente, elevando tronco y cabeza. Al mismo tiempo, extender las piernas a 45º pies en posición Pilates. Regresar deslizando y presionando hacia el piso hasta la posición inicial, apoyando el tronco y la cabeza, vértebra por vértebra.

5. Deslizamiento al lateral

Posición inicial: acostados en posición lateral, con un deslizador debajo de la mano, y los pies en posición Pilates.

Movimiento: elevar el tronco lateralmente, presionando el deslizador hacia el piso. Mantener la correcta alineación del tronco y los pies bien ajustados, sin deslizar los talones. Regresar deslizando hasta apoyar nuevamente tronco y cabeza.

* Entrenadora Nacional de Técnicas de Gimnasia, Musculación Deportiva y Levantamiento
de Pesas. Personal Trainer especializada en Elongación y Pilates. Directora del Centro de Capacitación MASTER FITNESS. Responsable de la organización de los Programas de Entrenamiento Stretching, Power Flex, Power Local, Fit Pilates, Stretching Spa y Fit Glide.
www.dianabustamante.com.ar


La organización de la clase
Los glides se pueden utilizar en cualquier momento de la clase de Mat. Al principio, para los trabajos de pie; estando sentados, acostados o de rodillas, para un entrenamiento integral del Core y la estabilización de las 2 cinturas: pélvica y escapular.
También se pueden utilizar al final de la clase para intensificar los estiramientos.




PILATES ON THE BALL
8 y 9 de AGOSTO
Mas Info...

 

 

 Inicio | Fitness Press | Deportes & Cía | Fitness Wear | Publicidad | Quién es quién | Pilates
Calendario | Newsletter |  Ediciones anteriores | Suscripción | Contáctenos  
 © 2004-2018 Revista Cuerpo y Mente en Deportes. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Fitness360. Powered by Gustavo Troisi