21 de junio de 2018
Fitness Press Deportes & Cía Fitness Wear Publicidad Resultados Suscripción Contáctenos
Edición Número 9

PILATES ON THE BALLl: una técnica que invita a crecer

Los ejercicios con esferas se proponen como una disciplina de movimiento para ser integrada a otras técnicas.
Por María del Huerto Segura*

Los balones esféricos de diferentes tamaños no formaron en su origen parte del entrenamiento tradicional de Pilates.
Hasta que Colleen Craig, instructora certificada en Stott Pilatesen Canadá, tuvo un gesto de visionaria. Avanzada en su línea de pensamiento, estudió y adaptó los ejercicios de Pilates al balón, manteniendo inalterables los principios del método.
En sus workshops, Colleen Craig demuestra su maestría adaptando cada uno de los ejercicios para que sean accesibles a todos. Asimismo, los ejercicios con balones
propuestos por ella son más divertidos y desafiantes.
Sucede que el balón brinda eficiencia y funcionalidad a la utilización del cuerpo; posibilita estiramientos profundos y confortables que complementan lo que se logra en una
sesión estándar de Pilates, en la que se trabaja rotando por los diferentes aparatos y accesorios.

Integrar los balones a las clases de Pilates Mat puede ser una excelente elección porque permiten que el usuario pueda tener todos los beneficios de asistencia y peso desde el principio.

El trabajo de colchoneta es “el corazón” del método Pilates pero tiene sus limitaciones. Es por eso que Joseph Pilates inventó las piezas de equipamiento, que le agregan resistencia y peso al trabajo en el piso, mientras permiten “desarrollar” los estiramientos.
Lo más importante de todo es que los balones les permiten a los alumnos vivenciar un mayor repertorio de movimientos, desafiando las rutinas básicas del entrenamiento de Pilates, sin necesidad de equipamientos costosos.
Otra ventaja única es que, al ser un trabajo que se realiza sobre una superficie inestable, el uso de las esferas amplía también la coordinación y el equilibrio.
El apoyo inestable sobre la pelota permite realizar estiramientos suaves y de duración prolongada, con mejores resultados que las tracciones bruscas (lo que, además, reduce el riesgo de lesionarse), y también recluta fibras musculares que estaban inactivas, transformando al cuerpo más haragán en un cuerpo más despierto y activo.
En estos ejercicios se trabaja la flexibilidad de manera global y se accede a estiramientos
más duraderos, ya que se mantienen durante más tiempo, luego de finalizado el ejercicio. En los ejercicios de fuerza, en tanto, la pelota ofrece un soporte que ayuda a liberar esfuerzo de aquellas zonas del cuerpo que se comprometen sin necesidad. De este modo, se puede trabajar la fuerza intensamente y lograr precisión en la realización de cada ejercicio.

Los beneficios de la práctica con esféricos
El profesor que trabaje con esféricos debe tener en cuenta que lo primordial es estar al servicio del alumno, brindándole confort y asistencia en todo momento. Durante las clases, además, es crucial presentarle desafíos al recién llegado, siempre recordando que no es importante cómo realiza el ejercicio solicitado, sino que comprenda paulatinamente cómo organizar el movimiento, es decir construirlo en capas.
Cuando hablamos de capas, nos referimos a entender cómo construir cada movimiento. Primero, alineando y trabajando la musculatura profunda; luego, yendo paso a paso hasta
lograr una correcta ejecución del ejercicio. De este modo, el alumno entenderá cuál es el beneficio que obtendrá en su vida cotidiana con este trabajo.
Los balones son beneficiosos para todos, pero sobre todo se los recomienda a quienes necesiten: Aliviar tensiones musculares. Mejorar la flexibilidad y la tonicidad muscular.
Mejorar la movilidad articular. Adquirir hábitos posturales más saludables. Aprender a cuidar zonas lastimadas y vulnerables del cuerpo. Adquirir mayor conciencia y funcionalidad del cuerpo en el espacio.

Recuperar la fuerza del centro y el equilibrio.
Además, este tipo de prácticas provee estímulos propioceptivos(1), favoreciendo la fluctuación del tono postural y las reacciones de equilibrio. Otro punto a destacar es, que al sentarnos en la pelota, se aminora el stress de la columna vertebral, los discos y los ligamentos, disminuyendo hasta cinco veces la presión de carga que ellos reciben.
Pilates y el entrenamiento con balones tienen una estrecha relación con la fisioterapia, ya que ambos tipos de terapia se ocupan del entrenamiento postural de los músculos, el alineamiento del cuerpo y la construcción de un centro fuerte.
Un centro poderoso permite ser fuerte y sensible a la vez; tener la suficiente flexibilidad como para dejar fluir las emociones en nuestro cuerpo, y la conciencia para dejar fluir la respiración adecuada en este centro.

Lo que se enseña y lo que se aprende
A lo largo de varios años de práctica de Pilates con balones, descubrí que adopto este método preferencialmente por varias razones:
- Porque uno está siempre creciendo y aprendiendo. Cada alumno puede mostrarnos una nueva variación y uno puede adaptar estos ejercicios y hacerlos accesibles a todos. Si no, también es posible complejizar y combinar los ejercicios.
- Es una forma inteligente de ejercitarse con muchas capas por explorar.
Un buen maestro –con sensibilidad– hace sentir a sus alumnos que la tarea a realizar es simple y fácil.
Todo instructor avanzado conoce en detalle el trabajo y sabe elegir ejercicios tan simples como movilizantes y efectivos. Y esto es una tarea de inteligencia corporal.
Si perdemos de vista esta multiplicidad de sentidos, el trabajo ideado por Pilates perderá uno de sus legados más importantes. Al crear su método, el gran maestro combinó lo mejor de Oriente y de Occidente.
De Oriente toma un principio importante: la observación, la posibilidad de la contemplación personal.
Como su método tiene hoy en día tanta difusión, el desafío consiste en no perder de vista la esencia del trabajo y enseñar Pilates en su totalidad, sin olvidar los principios que lo rigen. Si respetamos esos principios, si vamos más allá de las formas y llegamos al corazón
de los ejercicios aprendidos, comprenderemos la riqueza de este método. Pilates es un concepto integrado de entrenamiento y persona. Y si junto a ello integramos
los balones a nuestro entrenamiento descubriremos un nuevo desafío corporal, que nos invita con su forma esférica a explorar y a crecer.
Un mundo nuevo en el concepto del movimiento, siempre hay algo más por descubrir. Un paso más allá de la simple apariencia.

(1) Estímulos propioceptivos: estarán provistos por el contacto con los elementos y con el profesor. Los elementos (pelotas, rolos, bandas, discos), su textura, su temperatura y la calidad del material que usemos serán muy importantes a la hora de atender a estos estímulos, sin olvidar la calidad del toque del profesor sobre el alumno.

*Profesora Nacional de Educación Física. Profesora Universitaria en Artes en “Expresión Corporal “de IUNA. Desde 2004, es la responsable de la visitas a la Argentina de Colleen Craig.
Capacita y enseña esferodinamia desde hace 14 años. Es requerida para enseñar a instructores de España, Brasil, Uruguay, Chile, etc. Es la directora de Esféricos Estudio, pionero en la difusión y enseñanza de Pilates on the Ballen la
Argentina.

www.esfericos.com.ar

Cómo abordar las patologías desde las clases de Pilates

La precisión y la responsabilidad son dos de los factores fundamentales en el trabajo con pacientes con diferentes patologías.
Por Prof. Nancy Sabo*

“Vengo a Pilates porque el médico me lo recomendó”. Esta es una frase que escuchamos a menudo en nuestro estudio. ¿Por qué? Porque muchos profesionales de la salud confían en el
método Pilates como una actividad conciente y cuidadosa.
Pero no todos los ejercicios pueden estar recomendados para todas las personas.
En algunos casos ha de modificarse el ejercicio, cambiar el plano de trabajo, los puntos de apoyo, etcétera, en función de los requerimientos específicos de cada individuo.
Si bien el instructor no trata la patología, debe conocer mínimamente las más comunes: escoliosis, hiperlordosis, hernia discal, etcétera, para saber cómo abordar la planificación del trabajo, que músculos fortalecer, qué movimientos evitar, qué ejercicios son los más recomendables, y sobre todo evaluar la evolución del alumno a través de pruebas sencillas, como el alcance de la flexión de su tronco, o indagar acerca de los cambios que ha producido
en su vida cotidiana ( “ya no me levanto con dolores de cuello”, “me duele la cabeza después de estar en la computadora”, etcétera).

Mi experiencia de Pilates en personas con patologías
La columna vertebral se considera una enorme torre de transmisión y recepción, sustentada por alambres. La “torre” está formada por la columna vertebral ósea, los discos y los ligamentos. Los “alambres” son los músculos que sostienen el sistema y lo mantienen erecto. La columna es un sistema formado por unidades funcionales constituida por “dos vértebras y su disco correspondiente”. Cuando alguna de las estructuras de la columna se ve alterada, existe una patología. Esos alambres que sostienen la columna, en una columna sana, trabajan de manera sinérgica (en equipo entre sí), pero cuando se presenta alguna anomalía, aparecen los desfasajes musculares.
He aquí la importancia de trabajar en Pilates de manera interdisciplinaria con el médico o kinesiólogo para abordar la planificación del trabajo, ya sea para mejorar el tono de los músculos acortados, fortalecer los débiles o movilizar las zonas con cierta atrofia, producto de la patología.

No es nuestro trabajo como profesores, corregir columnas, ni “curar”
a nadie. Ese campo pertenece a la medicina, pero sí es nuestra labor
mejorar la calidad de vida del alumno, y saber qué “NO HACER”.

En la actualidad trabajo en el consultorio de los licenciados Mario Korell y Silvia Terraciano, dos reconocidos profesionales en el área de la Reeducación Postural Global (RPG). Luego de rehabilitar a sus pacientes, o durante el tratamiento, combinamos la rutina indicada para cada uno de ellos, con el trabajo de Pilates, obteniendo resultados óptimos.
En el caso de una clase de Pilates en colchoneta, donde la asistencia es variada, y no podemos contemplar caso por caso, es muy importante preguntar al alumno si tiene algún problema de columna, y recomendarle ciertos cuidados en tal o cual momento de la clase.
Aplicar las modificaciones necesarias y tener elementos facilitadores como por ejemplo, almohaditas, pelotas, therabands, etcétera.

Un ejemplo de trabajo
Cuando me refiero a conocer una patología, no estoy haciendo mención a un conocimiento somero de la misma, ni a profundizar en ella, sino simplemente a saber que, por ejemplo, una escoliosis es una deformidad tridimensional de la columna en sus tres planos: frontal
(desviación lateral), horizontal (rotación vertebral), sagital (hiperextensión con una disminución en su cifosis dorsal y lordosis lumbar). Puede tener forma de “S” o de “C”; la giba puede ser
hacia la izquierda o la derecha, produciendo un acortamiento pronunciado de un lado y laxitud del otro.
En los casos de escoliosis muy severos se pueden observar diferencias de altura en los hombros, entre los miembros inferiores, un pliegue mayor que el otro en los laterales del tronco y a la altura de la cintura.
En el caso de nuestra disciplina lo vemos en la postura, o también al calzar las cintas en pies o manos, cuando una cinta queda diferente de la otra.
Ante un caso de escoliosis podríamos pensar en:
-No recargar la zona de la giba (deberían evitarse los ejercicios como Short Spine (Estiramiento Corto de la Columna), High Frog(Rana Alta), o cualquiera que invierta el peso del cuerpo hacia la zona media y alta del mismo.
Evitar torsiones, por ejemplo el Snake (serpiente), que podría favorecer sólo un lado de la escoliosis, sabiendo que como docentes trabajamos el cuerpo bilateralmente, y el trabajo unilateral del cuerpo pertenece a otra disciplina.
Tener máximo cuidado con las rotaciones, las que deben ser suaves, buscando además el alargamiento de la columna. Por ejemplo, el Saw (sierra), y poner el énfasis en la rotación desde los oblicuos y la flexión dorsal Buscar trabajos axiales, ejercicios como el Swan
(cisne) con alguna modificación.
Trabajar la bilateralidad, es decir que ambos hemisferios corporales lo hagan de la misma manera, buscando solidaridad entre ellos. Así las cintas en los pies deben estar parejas entre sí; no se deben amoldar al alumno porque favorecen la descompensación muscular.
Este análisis minucioso se debe hacer en cada una de las patologías con las que nos encontramos a diario. Cuando el alumno llega al estudio, con el diagnóstico en la mano, las preguntas que debe formularse el docente son: ¿Qué quiere decir tal o cual palabra? ¿Qué movimientos debo evitar? ¿Qué ejercicios me convienen aplicar en este alumno? ¿Cómo empiezo la planificación (movilizando primero; luego estirando; liberando una cadena para fortalecer otra, utilizando cadenas cinéticas cerradas o abiertas, etcétera)?
No le pediremos al especialista que nos diga “qué ejercicios hacer”. Las preguntas serán: “¿Qué movimientos no son recomendables?” “¿Qué musculatura fortalecer?” Luego es nuestra responsabilidad el abordaje del trabajo que nos es específico. De nuestra seriedad depende la salud de muchas personas. Para ello es preciso capacitarse en forma continua: tomar cursos con docentes capacitados, leer, investigar, etcétera. En la actualidad aparecieron nuevas patologías como el “síndrome del túnel carpiano”, debido a largas horas usando el teclado de la computadora. Para este caso, el alumno tendrá que evitar los ejercicios en donde el sostén del cuerpo se apoye en las muñecas.
Para finalizar, mi recomendación personal es escuchar a nuestros alumnos, ya que se aprende mucho de ellos y de la forma cómo manifiestan su malestar, en qué momentos del día sufren episodios de dolor, qué movimientos le dan placer, cuáles les provoca pinchazos o
tirones, etcétera.
Cada cuerpo responde de manera diferente ante un mismo estímulo, no hay dos cuerpos iguales, no hay dos organismos idénticos. Lo que sí debe ser siempre igual es la responsabilidad docente en la capacitación constante.

*Profesora Nacional de Educación Física. Certified Pilates Instructor. Iniciada en la técnica con la Lic. Roxana Nusblat (Kinesióloga del CENARD), Michael King (Inglaterra), Michael Miller
(EE.UU) y Ángeles Iglesias Stott (Canadá). (No certificado). Entrenamiento intensivo para instructores con Francisca M. Matta (Chile – Romana´sNew York). Coordina el área de Pilates
de Planet Fitness. Dicta cursos y capacitaciones a docentes.
Trabaja interdisciplinariamente en Vitálita con los lic. Mario Korell y Silvia Terraciano (RPG).

CORE BAND

La banda creada por la Master Kathy Corey que revolucionó el Pilates Matwork.
Por Verónica Ponieman*

Mi primer acercamiento a la CORE BAND® fue en una convención de Pilates en la isla de Man, Irlanda, donde fui invitada a dictar clases y workshops en el 2005. Allí conocí a Kathy Corey (USA) y quedé fascinada con su personalidad, su sabiduría y su generosidad. Ella me mostró su creación como un accesorio novedoso (y realmente lo era).
Hasta ese momento, sólo conocía las mini balls, las bandas elásticas y terapéuticas, las fitballs, las medias esferas, los ringsy los rolos.


Pero en la CORE BAND ® vi efectos muy precisos e inmediatos. En ese entonces, sólo la observé detenidamente, pero no me puse a trabajar en el desarrollo de su técnica. Fue en nuestro segundo encuentro, en una convención en Moscú en 2006, donde pude compartir más tiempo con Kathy Corey. Ella me invitó a su casa en La Joya, San Diego (USA), cuando tuviera disponibilidad para hacerlo, y a realizar el master para poder enseñar su programa a instructores de Pilates. Fue en 2007 que pude ir a su casa a trabajar profundamente el programa, además de asistirla durante una semana en la Body Mind Spirit, la convención más
importante de Pilates que se realiza en la ciudad de Santa Clara, en el estado de California en los Estados Unidos. Allí pasé diez días encantadores en compañía de Kathy y creamos
un gran lazo de amistad.

Kathy Corey es una gran maestra llena de sabiduría, anécdotas,
cuentos e historias
de una generosidad incalculable.
Su misión en la vida es brindar sus conocimientos y, a su vez, seguir aprendiendo.
Esto es algo que los grandes maestros tiene bien claro: siempre hay cosas para aprender.

En la actualidad, soy la única representante de Kathy Corey en Latinoamérica, enseñando sus programas de CORE BAND® I, II Y III, y ayudándola y colaborando en el desarrollo del programa IV, donde incluimos más movimientos y coreografía.
En Argentina ya se dictaron tres certificaciones de CORE BAND® y tenemos alrededor de treinta alumnos certificados, los que están capacitados para enseñar el programa
I y II a diferentes tipo de clientes. La CORE BAND® puede ser utilizada no solamente en el trabajo en colchoneta, sino también en Reformer, Cadillac, Spine Correctory Pelotas.

El Cien (Hundred)
El Cien ( Hundred) es un ejercicio clásico de Pilates realizado para mejorar la circulación, la respiración y fortalecer la alineación del centro. Estabiliza los músculos del tronco y expande el pecho y la caja torácica, mientras se trabaja con la respiración profunda.
El Cien trabaja el cuerpo en oposición. Es lo último en ejercicios abdominales conectando los más profundos, el transverso.
Paso 1
Acostarse en la colchoneta boca arriba. Doblar las rodillas con los pies en la colchoneta.
Poner los pies, los tobillos y las rodillas paralelos. Poner las manos en los bolsillos de la CORE BAND®, manteniendo las muñecas estables.
Traccionar de la banda en oposición y mantener la tracción durante el ejercicio.
Paso 2
Elevar el torso, los hombros, el cuello, y la cabeza de la colchoneta activando los músculos
abdominales y estabilizando la espalda y pelvis.
Mantener los músculos abdominales planos y tirar del ombligo hacia la columna. Alargar los brazos hacia las rodillas, tirando de las escapulas hacia abajo.
Paso 3
Usando una contracción fuerte y profunda, pulsar el torso y la CORE BAND® hacia las piernas. Hacer coincidir la respiración con el movimiento inhalando por 5 respiraciones y exhalando por otras 5. Mantener esta posición por 20 cuentas.
Paso 4
Lentamente elevar las piernas en ángulo de 90?. Continuar con los pulsos alargando el torso y la CORE BAND ® hacia las rodillas, mientras continua el patrón respiratorio de 20 cuentas.
Paso 5
Extender lentamente las piernas y mantener el pulso hacia los pies por las siguientes 20 cuentas.
Paso 6
Llevar los brazos por sobre la cabeza con el pulso y el patrón de respiración por una adicional de 20 cuentas.
Paso 7
Comenzar a descender las piernas en una diagonal hacia adelante mientras continua el pulso de brazos sobre la cabeza. Bajar las piernas la más cerca del suelo, sin dejar que la columna se despegue de la colchoneta y completar el Cien con el último set de 20 respiraciones.
Paso 8
Bajar la cabeza a la colchoneta. Relajar los brazos, doblar las rodillas y colocar los pies en la colchoneta.


*Master Internacional y Directora de VP Educación Continua Latinoamérica.
Para obtener más información sobre certificaciones de CORE BAND ®, material y DVDs, contactarse a info@personalpilates.com.ar


The CORE BAND Work-out Por Kathy Corey
Las clases de colchoneta ( Matwork)han evolucionado a lo largo de estos últimos años, con la inclusión de los rings, pelotas, bandas terapéuticas y sogas de yoga. Mientras estas
herramientas están para mejorar los ejercicios de Pilates, un nuevo accesorio ha sido creado específicamente para el Matwork.
Se llama CORE BAND® y está diseñada para aumentar la efectividad de los ejercicios y crear un profundo entendimiento del Pilates Matwork. Permite usar el propio cuerpo como una herramienta de resistencia en una forma similar a la del Reformer.
En el caso que recién se esté comenzando con un programa de Pilates, la CORE BAND ® servirá para realizar los ejercicios desde los músculos centrales y obtener excelentes resultados desde el comienzo.
Para la persona más experimentada en Pilates, CORE BAND® le ayudará a lograr los movimientos más avanzados con mayor fluidez y precisión. Es una excelente guía para la
alineación corporal, especialmente para la extensión, y hace más desafiantes muchos de los ejercicios.


Usando tanto las técnicas de estabilización como la de movilización para utilizar los músculos de una manera profunda, crea una gran articulación de los movimientos del cuerpo.
La CORE BAND® tiene varios bolsillos o mangas para la colocación de manos y pies. Poniendo las manos en los bolsillos, eliminamos la tensión en las muñecas y estabilizamos
la cintura escapular para el Cien ( Hundred), Rodando al frente ( Roll Up), Estiramiento de una y dos piernas ( Single and Double Leg Stretch) y Estiramiento de columna ( Spine Stretch).
Colocando los pies en los bolsillos, mejoramos ejercicios como el Balanceo ( Rolling Like A Ball), Balanceo con piernas extendidas ( Open Leg Rocker), Rodando sobre uno ( The Roll
Over) y La Navaja ( The Teaser).
El repertorio completo de Pilates Matworkse puede ejecutar con la CORE BAND® en varias posiciones. La flexibilidad y el rango de movimiento van a determinar qué bolsillo usar. Cuánto más cerca colocamos las manos, más desafiantes será el ejercicio.
La CORE BAND® pone las tres “C”: Control, Centrado y Concentración, de vuelta en nuestra clase de colchoneta.
Estos principios son esenciales para el trabajo del proceso del movimiento, sin los cuales los resultados no se consiguen ni tan profundamente ni tan rápido.
El programa de CORE BAND ®está diseñado para energizar y balancear el cuerpo mientras se mejoran la postura, la alineación, la articulación, la fuerza y la flexibilidad.



PILATES ON THE BALL
8 y 9 de AGOSTO
Mas Info...




 

 Inicio | Fitness Press | Deportes & Cía | Fitness Wear | Publicidad | Quién es quién | Pilates
Calendario | Newsletter |  Ediciones anteriores | Suscripción | Contáctenos  
 © 2004-2018 Revista Cuerpo y Mente en Deportes. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Fitness360. Powered by Gustavo Troisi