19 de junio de 2018
Fitness Press Deportes & Cía Fitness Wear Publicidad Resultados Suscripción Contáctenos
Edición 302

Crece la familia de elípticos Kip Machines
Hace unos doce años se hizo popular rápidamente una nueva pieza de equipamiento, inventada en Estados Unidos: el elíptico. Luego de diversas batallas legales, el concepto básico del equipo quedó liberado para ser utilizado por distintos proveedores.
Kip Machines vio rápidamente la necesidad de incorporar el rotador elíptico para completar la línea de equipamiento cardiovascular, que en ese entonces contaba con diversos modelos de cintas de trote, bicicletas vertical y recostada, escalador y remo ergométrico. Pero ver la necesidad y decidir encarar el desarrollo fue fácil. Lo difícil fue llevarlo a la realidad: infinitas reuniones de diseño y rediseño a partir de cero en las noches rosarinas.
Finalmente, el equipo profesional que logró "parir" la criatura estuvo integrado por Dino Palazzi como asesor especial. Dino es ingeniero biomecánico, actualmente trabajando en el Comité Olímpico en Qatar. Fue él quien tuvo a su cargo la definición de las curvas y formas que debía lograr la máquina para proveer un ejercicio que promueva un mejoramiento real de la condición física y una correcta biomecánica de los movimientos, sin dañar articulaciones ni ser simplemente un pasatiempo. Esa tarea también fue relativamente fácil, contando con un experto como Dino sentado a la mesa de trabajo.
Pero después vino lo más importante y difícil: lograr un mecanismo que transforme esos movimientos ideales, dibujados, en reales, con palancas, articulaciones y rampas que reproduzcan fielmente el movimiento real casi elíptico -aunque no exactamente-, del paso humano. Además, el movimiento debía ser homogéneo, suave y continuo.
Esa tarea estuvo a cargo de Daniel Aicardi, el Jefe de Planta de Kip Machines, experto en todas las cuestiones mecánicas y metalúrgicas, quien luego de muchas pruebas, definió la rampa curva, para reproducir el movimiento real del paso humano, y el pedal articulado, para que el pie esté siempre apoyado en la base del pedal, y proteja la articulación del tobillo.
Una vez logrado ese punto, se agregó la resistencia electrónica para generar distintos grados de esfuerzo y tipos de ejercicio. Ahí se destacó el ing. electrónico Gerardo Gennai, jefe de Desarrollo de la empresa rosarina.


El siguiente paso fue dotar a ese conjunto de fierros y placas electrónicas de un diseño que lo transforme en una máquina agradable a la vista y no una que meta miedo de subirse. Intervino entonces el equipo de Diseño Industrial, que fue ajustando su trabajo hasta lograr la mejor versión.
Pero además, era necesario poder producir en serie la máquina en forma eficiente, lograr un precio tal que alguien tenga ganas de comprarlo y, en lo posible, que sobre algún peso una vez pagados los costos.
Obviamente fueron necesarias varias rondas de ajustes hasta lograr el producto final. Aún así, hubo un concepto que no se ajustó en ningún momento: la excelencia biomecánica había que preservarla, sin dudas.
Y así nacieron sucesivamente los distintos integrantes de la familia: El KIPROT KT-900, sin trabajo de brazos y el KIPROT KT-950, que agregaba el ejercicio integral. El modelo sin trabajo de brazos fue quedando desplazado, y tiempo después, incluyendo ajustes fruto de la intensa experiencia en campo, se realizó un rediseño integral de la máquina, y ese proceso dio origen al modelo existente actualmente: KIPROT KT-962 con un diseño de avanzada para albergar una biomecánica excepcional. Más de 1.200 unidades funcionando en 18 países en 11 años dan cuenta de las bondades del producto.

Informes: www.kipmachines.com


 Inicio | Fitness Press | Deportes & Cía | Fitness Wear | Publicidad | Quién es quién | Pilates
Calendario | Newsletter |  Ediciones anteriores | Suscripción | Contáctenos  
 © 2004-2018 Revista Cuerpo y Mente en Deportes. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Fitness360. Powered by Gustavo Troisi